Volvió el trueque en Saenz Peña y ya se cambian ropa por alimentos de primera necesidad

Por la crisis, vecinos de Sáenz Peña organizaron la vuelta del trueque. A través de las redes sociales comenzó la conformación  de grupos.

La idea surgió nuevamente para paliar la situación  económica que afecta cada vez más el bolsillo. Más de 100 familias, todos los lunes se suman a la iniciativa del trueque en el CIC del barrio San Cayetano.

Parecía ser solo un recuerdo de la historia contemporánea, pero la crisis económica que afecta el bolsillo de los ciudadanos se encargó de devolverlo al presente. Por estos días en Sáenz Peña la conformación de grupos de «trueque» muestra el profundo impacto que sufren los sectores más vulnerables de la comunidad que encuentran en esta modalidad, la posibilidad de acceder a productos a los que el presupuesto familiar no permite.

Algunos ya funcionan y en otros casos desde las redes sociales surgen iniciativas de conformar grupos, con la idea de conseguir adeptos que se sumen a la posibilidad de canjear distintos tipos de productos como indumentaria, productos de la canasta básica y hasta carne y verduras.

La magnitud de la crisis, con precios que hacen que algunos productos se tornen inalcanzables para el presupuesto familiar ante la permanente pérdida del poder adquisitivo a partir de la escalada inflacionaria, el ‘trueque‘ aparece como posibilidad para canjear productos de necesidad para las familias sin necesidad de utilizar dinero.

Todo lo que ya no es utilizado en el seno familiar y se encuentra en buen estado sirve para ofrecer e intercambiarlos para cubrir otras necesidades. Esta situación retrotrae el tiempo a la crisis del 2001 cuando esta modalidad era «furor» y los clubes del Trueque se multiplicaban en barrios, organizaciones de vecinos, establecimientos escolares y hasta iglesias, cuando la crisis golpeaba, igual que en estos días.

Si bien todavía las iniciativas no tomaron la magnitud de aquellos días, es una modalidad que volvió a instalarse y que muestra un crecimiento notable con el correr de los días, ya sea con algunos que ya funcionan y la intención de conformar otros a partir de las redes sociales en las que se invita a quien quiera sumarse a contactarse con quienes impulsan la iniciativa.

EN SAN CAYETANO, MÁS DE 100 FAMILIAS

Uno de los grupos que ya se encuentra funcionando a pleno se concentra en el Centro Integrador Comunitario del barrio San Cayetano, donde más de 100 familias ya se sumaron a la modalidad. Una de las referentes que esta en este intercambio de comidas y ropas, que se realiza todos los lunes por la siesta, en el Centro Integrador Comunitario, dijo que «es algo más allá de la situación social, donde más de cien familias convergen con la intención además de crear un circulo de beneficios para uno y otro sector de las familias que participan del trueque», puntualizó.

Asimismo desde la Asociación «Ayuda a Ayudar» que junto a el CIC, del barrio San Cayetano, están llevando adelanta la cruzada, que se la puede encuadrar como solidaria, donde se busca el bien común de la gente que se va sumando con el paso de las semanas, resaltaron desde la organización del «trueque».

OPINIÓN DE LA GENTE

La modalidad del comercio que consiste en el intercambio de ropas, alimentos y otras mercaderías, sin la necesidad de pagar con dinero, algo que sucedió allá por el año 2001, luego del estallido que provocó la renuncia en ese momento del presidente De la Rúa, nuevamente comenzó a cobrar vigor esta modalidad de compra de artículos de primera necesidad.

La mujeres que se convocan el centro de referencia en el barrio dijeron que es una necesidad que ya se venía hablando con los organizadores, de buscar una «salida a la apremiante situación económica que está afligiendo a la clase social baja», manifestó Carmen una de las asiduas concurrentes al «trueque».

Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.