Soja «salvadora»: desde marzo ya subió 52% y sigue

La oleaginosa cerró ayer a u$s458,7 la tonelada. Los commodities agrícolas mostraron una fuerte volatilidad durante el año, pero el complejo oleaginoso logró recuperar el terreno perdido por la pandemia del covid y hoy continua en máximos de hace seis años.

 

La soja operó mixta en Chicago después de tocar nuevos máximos de seis años para cerrar ayer a u$s458,7 la tonelada. La oleaginosa continúa moviéndose en valores récord ante la sequía que afecta al cultivo en Brasil y Argentina y la huelga en los puertos que mantiene inmovilizadas las exportaciones nacionales.

 

De todas formas el rally alcista llegó en los últimos meses del año para sorprender al mercado. En un comienzo, a raíz de la pandemia, los commodities agrícolas experimentaron fuertes bajas. En el caso de la soja, su menor valor del año fue en marzo pasado cuando tocó los u$s301,95 por tonelada, desde ese momento, con diversos vaivenes, su cotización subió 52%.

 

El ejecutivo de COFCO señaló que la demanda de harina de soja se mantendrá fuerte este trimestre y durante el primer trimestre del próximo año.

China importará un récord de 100 millones de toneladas de soja en 2020

En 2020 se dio una enorme volatilidad en los mercados de commodities agrícolas. Las cotizaciones de estos productos venían ya muy debilitadas por la intensa guerra comercial entre EE.UU. y China y, cuando a principio de año los precios agrícolas comenzaban a mejorar reflejando los avances comerciales positivos entre las dos potencias, la pandemia de covid-19 se hizo presente y borró las mejoras logradas, sumiendo al trigo, maíz y la soja en niveles similares a los de 2019. Incluso, en el caso del maíz, el contrato de mayor volumen operado en Chicago cayó en abril a su mínimo valor desde 2009”, detalla un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario.

 

Pero a pesar del complicado contexto internacional dio un vuelco y así lo explican desde la bolsa rosarina: “Luego de alcanzar estos valores mínimos la tendencia en los precios se revirtió como resultado de las caídas productivas en grandes oferentes y principalmente la fuerte incertidumbre climática en Brasil y Argentina, el pico de demanda de alimentos que motivaron las cuarentenas en distintos países, junto con la vigorosa demanda China orientada a acumular stocks de commodities agrícolas. Esto ha llevado a que los contratos agrícolas de Chicago no sólo superaran los precios registrados a inicio de año, sino que llegaran a máximos en múltiples años. Actualmente, los precios de todos los granos (tanto a nivel local como en Chicago) se ubican menos de un 10% por debajo de sus máximos de 2020 y superan en 25% a sus mínimos anuales. Aún más, a nivel local los valores han aumentado en una mayor cuantía que sus pares de Estados Unidos”.

 

En este marco, la soja disponible se negoció ayer en Rosario a u$s335 por tonelada, pero a pesar de los altos valores que muestra el mercado, la comercialización del grano de la campaña pasada continua sin despegar. El principal motivo es la huelga que afecta a todo el negocio agrícola.

 

Por otro lado la pax cambiaria que viene mostrando el dólar podría entenderse como un posible incentivo para la activación de negocios en los primeros meses del 2021.

 

Mientras tanto, la falta de precipitación de la actual campaña agrícola continua estando en el centro de la escena. Si bien se esperaba un ciclo más seco con recortes productivos, el mercado sigue preocupado por la posible falta de soja y maíz durante el año próximo.

 

El dato positivo y con proyecciones conservadoras de una merma productiva y precios quizás hasta un poco por debajo de lo que hoy está mostrando el mercado, la Argentina podría tener al menos u$s31.000 millones de ingresos por las exportaciones de soja, maíz y trigo, una noticia más que positiva para las arcas nacionales.

Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *