Sembrar la Esperanza en el corazón de los jóvenes para la construcción de una nueva Humanidad

Nos encontramos transitando una etapa histórica y fundacional. Nuestra Civilización tiene ante sus ojos el dilema ético de seguir avanzando entre un modelo de producción consumista e individualista que solamente genere exclusión y desigualdad o adoptar definitivamente la implementación de un paradigma humanista y sustentable que ponga al hombre y a la mujer en el centro de la escena.
La irrupción de la Pandemia ha puesto al descubierto la fragilidad de los sistemas sanitarios, previsionales y económicos de los principales  países desarrollados y su impacto ha golpeado fuertemente en las economías latinoamericanas.
Este sentido, el rol del Conocimiento junto a La Ciencia y la Tecnología constituyen herramientas extraordinarias para paliar las desigualdades y ponerlas al servicio de la comunidad. Generar conocimiento con valor agregado para el desarrollo sustentable y armónico de nuestros pueblos debe ser nuestra principal misión en esta encrucijada civilizatoria.
En estas circunstancias de incertidumbre global, desde la Universidad Nacional del Chaco Austral hemos comprendido que la única manera de estar en contacto con el espíritu de nuestra gente es a través de la vinculación y extensión universitaria, para conocer de cerca el rostro y las miles de historias presentes en cada rincón de nuestro Chaco profundo.
Cada uno de nuestros profesionales lleva como carácter distintivo la certeza indubitable de que el conocimiento generado en nuestra Casa de Altos Estudios debe servir para terminar con las injusticias y las asimetrías estructurales y regionales existentes.
Al finalizar el año 2020, podemos decir con orgullo que nuestra Universidad ha enarbolado las banderas de la igualdad y la calidad educativa, teniendo la cualidad imprescindible de la versatilidad de trasladar a la plataforma digital y de modalidad a distancia la totalidad de sus carreras, pero también se ha instalado como un faro de referencia cultural y simbólica en la región a través de las diversas manifestaciones artísticas y académicas.
Hemos tenido un gran  protagonismo y pese a las limitaciones impuestas por esta pandemia atroz, no nos hemos detenido un instante.Nuestra comunidad pudo apreciar el trabajo incansable de la UME(Unidad Médica Educativa), la labor siempre presente del Programa Ayudar , la noción del Deporte como sistema de inclusión y superación social a través de las instalaciones deportivas, la presencia imponente del Estadio Arena Uncaus que ha servido en este contexto como centro de la Feria del Libro Federal y Digital 2020, la actuación del Instituto de Ambiente , la Farmacia de nuestra Universidad, la importancia fundamental del vacunatorio en el marco de la llegada de la vacuna contra el Covid 19,  y el  trabajo mancomunado de las diferentes Secretarías que conforman el Consejo Directivo de nuestra Casa de Altos Estudios.
Llevamos 13 años de sueños y de luchas. Nuestro trabajo y mensaje quiere dirigirse a toda la comunidad del Pueblo Chaqueño, pero principalmente, a los jóvenes. Por ellos proyectamos, por ellos nos esforzamos  y por ellos soñamos .Para mantener viva la esperanza en la construcción de un mundo más justo.
Según la mitología griega, Pandora fue la primera mujer, modelada a imagen y semejanza de los mortales por el Dios del Fuego, Hefestos, con la ayuda de Atenea.
Su creación fue expresamente indicada por Zeus, para castigar a los hombres, dado que Prometeo había intentado robar el fuego divino para ofrecerlo a la Humanidad.
Pandora habría recibido de cada uno de los Dioses una cualidad diferente, haciendo que tuviese una gran belleza, persuasión y mucha gracia, pero entre los dones recibidos, el Dios Hermes, logró introducir en Pandora el don de la curiosidad y la intriga. Finalmente Zeus le entregó a Pandora una caja como regalo de bodas, diciéndole que bajo ninguna circunstancia intente abrirla.
Pero a pesar de esto, Pandora no pudo contenerse y al abrir la caja se escaparon todos los males de la humanidad. A pesar de su error, logró cerrar la caja y no dejo escapar a la Esperanza.
Mientras en nuestros corazones brille fuertemente la luz de la Esperanza, podremos seguir soñando con el nacimiento de una nueva humanidad. Desde nuestra Universidad invitamos a todas y todos a esta excelsa y noble misión.
Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *