La justicia federal allanó el domingo a la siesta la casa de gobierno

Personal de la Gendarmería Nacional registró las oficinas donde funciona la cartera conducida por Fabián Echezarreta. La orden fue librada por la jueza Zunilda Niremperger a instancias del fiscal Sabadini, y continuaba al cierre de esta edición.

Pasado el mediodía de ayer, Gendarmería Nacional concretó un allanamiento en el Ministerio de Infraestructura, el cual se extendió hasta pasadas las 21, para luego continuar hasta horas de la tarde. Fuentes cercanas a la investigación por Lavado I aseguraron que al menos desde dos números telefónicos habrían alertado a los responsables de la pesquisa sobre una presunta destrucción de pruebas que se estaría llevando adelante en el edificio, por lo que también se dispuso el secuestro de los teléfonos móviles de quienes se hallaran en el lugar al arribar los efectivos de Gendarmería.
Según la denuncia anónima que motivo el allanamiento en ese lugar alrededor de las 10, se encontraba el ministro Fabián Echezarreta junto a sus colaboradores, quien había citados a sus colaboradores para una reunión de trabajo el día anterior, aunque en un día y horario atípico y muy extraño.
Aparecen carpetas
En el lugar se secuestraron carpetas con documentación sobre una de las firmas presuntamente creadas con la única finalidad de facturarle al Estado chaqueño, diez PC y tres notebook.
Llamó la atención de los investigadores que esa documentación no haya aparecido durante el allanamiento del viernes pasado. Así y todo, hasta donde se pudo saber no se constató la destrucción de pruebas -uno de los motivos por los que el fiscal federal Patricio Sabadini solicitó el «sorpresivo» allanamiento- ni se encontraron elementos que pudieran forzar nuevos pedidos de detención, al menos sin que antes se revisen minuciosamente los efectos secuestrados.
De acuerdo a la información a la que accedió este medio, los presentes desde las 10 a la que fueron citados y luego del largo allanamiento que realizaron las fuerzas federales, obligaron a los presentes a pedir  unas pizzas para almorzar pasadas las 16. También se conoció que hubieron otros procedimientos que provocaron cimbronazos en otras áreas del gobierno.
Se recuerda que el pasado viernes, en horas de la siesta ya se había realizado un procedimiento en el lugar, el mismo día en que la jueza federal Zunilda Niremperger denegó el pedido de detención de Echezarreta.
Echazerreta se lo acusa de lavado de dinero agravado por habitualidad, ser miembro de una banda, en calidad de partícipe necesario.
Además los delitos precedentes de negociaciones incompatibles con la función pública en calidad partícipe necesario, asociación ilícita, en calidad de autor, enriquecimiento ilícito en calidad de partícipe necesario, fraude en perjuicio de la administración pública, en calidad de autor. Incumplimiento de deberes de funcionario público, en calidad de autor. Similares imputaciones tienen el resto de los acusados, Ismael Fernández, Ramón Alejandro Chavez, Cristina Mariel Dellamea y Graciela Fernández.
Según fuentes judiciales, Sabadini cree que este grupo de personas utilizó un mecanismo ilícito al conformar con familiares y amigos empresas y sociedades que eran proveedoras del Estado. Una banda dedicada a enriquecerse con fondos públicos y a lavar dinero. Esto habría sido planteado en su requerimiento elevado hoy a la jueza federal, con los pormenores y las pruebas mediante las cuales habría podido constatar la participación de las cinco personas para las cuales pidió detenciones que son: Fabián Echezarreta, Ismael Fernández, Ramón Alejandro Chávez, Cristina Mariel Dellamea y Graciela Fernández.
Comparte esta nota

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: