Juicio FAPPO: en el banquillo de los acusados, Horacio Rey se abstuvo de declarar

Tras escuchar la larga lista de delitos que se le imputa, el exsecretario general de la Gobernación decidió hacer uso de su derecho constitucional de no declarar. Previo a esto, el Tribunal denegó el pedido de nulidad presentado por la defensa de Rey contra la acusación de la fiscalía. Se estableció un cuarto intermedio hasta el miércoles a las 8.

Detrás de una máscara de plástico transparente. De saco azul y camisa blanca, sin su barba característica y visiblemente más delgado que en los días en que era uno de los hombres más poderosos del gobierno provincial durante la gestión anterior.

Así se lo vio este viernes por la mañana al exsecretario General de la Gobernación, Horacio Rey, en el juicio que se le sigue a él y a un grupo de exfuncionarios y allegados por el presunto desvío de más de 60 millones de pesos en concepto de pauta publicitaria estatal, causa conocida como FAPPO, por las siglas del fondo fiduciario desde donde salía el dinero.

En lo que fue el cuarto día de audiencias en el Centro de Estudios Judiciales, la secretaría de la Cámara Tercera en lo Criminal leyó a Rey la larga lista de delitos que se le imputan.  “Héctor Horacio Rey, en carácter de funcionario público a cargo de la Secretaría General de Gobierno y coordinación de la provincia, en su calidad de fiduciante y autoridad de aplicación del Fideicomiso de Pautas Publicitarias Oficiales (FAPPO) habría creado una organización delictiva de la que era jefe y de la que eran parte el coordinador de FAPPO, Gustavo Alejandro Katavich; el subsecretario de Comunicación y Medios, Paulo Buttice; los funcionarios públicos Iván Alejandro Bilcich y María Laura Aguirre (ambos personal de gabinete); los contadores Miguel Ángel Vilte y César Cibecchi, además de Carlos David Osuna, Alejandro Scigliano y Alejandra Sanchez, con el fin de cometer delitos para apoderarse de fondos del erario público valiéndose Rey para hacerlo de su función como funcionario público y como fiduciante de FAPPO”, señalaba la acusación.

En cuanto a la calificación legal, se recordó que a Rey se lo acusa de asociación ilícita en calidad de jefe de la organización, fraude en perjuicio de la Administración Pública, malversación de caudales públicos (177 hechos en concurso real) cohecho (32 hechos), fraude, fraude agravado por haber sido cometido contra un incapaz, negociaciones incompatibles con la función pública (140 hechos en concurso real) peculado de servicios, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, todo en concurso real.

Durante la extensa lectura, Rey mantuvo su rostro imperturbable. Sólo atinó a ponerse el tapabocas minutos después de comenzada la enumeración de hechos.

Al ser consultado sobre si quería declarar, Rey decidió abstenerse. Inmediatamente después su abogado, Nelson Pessoa, aclaró que la decisión de su defendido se basa en el gran volumen de hechos que se le imputan. Es por eso que se procedió a incluir las anteriores declaraciones realizadas por Rey en la etapa de instrucción, aunque se acordó con la Fiscalía omitir la lectura.

Por lo demás, el exfuncionario sólo respondió las preguntas sobre sus datos filiatorios. Dijo que actualmente se encuentra desempleado y que está casado. Contó que tiene su padre fallecido y su madre vive en Colonia Elisa. Recordó que nació en 1976, en Presidencia de la Plaza, y que actualmente vive en Resistencia.

Previo a la lectura de los hechos que se le imputan, el Tribunal, conformado por Ernesto Azcona (presidente), María Virginia Ise y Cristina Pisarello, denegó el pedido de nulidad de la pieza acusatoria solicitada por el abogado Pessoa, al considerar que se cumplieron todas las normas de procedimiento requeridas en el Código Procesal Penal de la provincia.

Finalmente, minutos antes del mediodía, el juez Azcona estableció un cuarto intermedio hasta el miércoles, a las 8.

 

Comparte esta nota

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: