Detienen a una mujer sospechada de haber participado en el homicidio de la docente jubilada

La División Investigaciones de Sáenz Peña detuvo esta mañana a otra persona sospechada de haber participado en la muerte de la docente jubilada del barrio Belgrano ocurrida la semana pasada.
Según se pudo saber extraoficialmente la persona detenida es una mujer allegada al detenido Cristian Sauco, que ayer prestó declaración.

El procedimiento se llevó a cabo esta mañana en el barrio Reserva Este de la ciudad de Sáenz Peña, de donde procedieron a la detención de una mujer mayor de edad.

Por el momento se desconocen los pormenores de la diligencia llevada adelante por efectivos de la División Investigaciones de Sáenz Peña.
Luppi detecto inconsistencias en la declaración del imputado

Respecto a la declaración de Sauco no trascendieron mayores detalles aunque está confirmado que sí declaró y habría brindado su versión ante el delito del que se lo acusa y los movimientos que supuestamente habría realizado durante esos días.

En una rueda de prensa, la fiscal Lupi confirmó la víctima “tenía sujeta las muñecas con precintos, una cinta en la boca y estaba en el baño donde fue encontrada por familiares que acudieron al domicilio ya que la señora no respondía el teléfono”. Agregando “se ve que la golpearon y lastimaron mucho para que brinde alguna información donde había algún elemento de valor”.

Las lesiones que presentaba el cuerpo y que surgieron de la autopsia describían claramente el castigo por un prolongado lapso de tiempo que había sufrido la mujer. Fracturas de tres costillas, vértebra cervical y en la base del cráneo, múltiples hematomas en la parte abdominal y tórax fueron las lesiones que develó la autopsia y fueron el fiel reflejo del feroz castigo sufrido por la mujer de parte de su victimario que como corolario de la trama macabra la terminó estrangulando de modo manual hasta provocarle la muerte.

Era alguien conocido de la víctima

La fiscal también confirmó que el homicida de la docente jubilada de 78 años era alguien “conocido de la mujer” porque “no había violencia, o ella le abrió la puerta o bien tenía una llave” puntualizó.

Desde un primer momento se conoció que una vecina de Ferreyra contaba con cámara de seguridad en su domicilio y que ese elemento podría resultar esclarecedor para llegar al homicida.

Sin embargo y al referirse al tema, Lupi sostuvo “hay una filmación de una de las cámaras de seguridad pero no es muy clara” y apuntó “se ve un persona vestida de negro, con un abrigo suelto, liviano, no grueso, pero se ve una persona no se puede distinguir si es hombre o mujer”.

El sospechoso tenía los puños inflamados

La fiscal remarcó que al momento de la detención de Sauco, tanto el ayudante fiscal como la secretaria Verónica Bastos advirtieron que “Sauco tenía uno de los puños muy inflamado” por lo que dieron intervención a médico policial Marcelo Senna quien lo examinó y determinó que “estaba lesionado y lo relacionamos con alguien que había efectuado golpes de puño y la lesión era más o menos compatible con la data de la muerte”.

En un primer momento y ante la ferocidad del castigo recibido por la víctima se planteó la hipótesis de la participación e más de una persona en el crimen. Al respecto dijo que “se esta investigación esa posibilidad” pero de momento es eso “una mera posibilidad”, aseguró.

El informe oficial de autopsia señala la hora de la muerte a unas 36 horas antes del hallazgo de la mujer.

Faltante y allanamiento en la vivienda del imputado

Al referirse a si se detectaron faltantes de elementos en el domicilio de la occisa, Lupi recordó “se observó una caja de seguridad violentada, pero no se sabía qué había adentro” porque  “las hijas no sabían qué guardaba en esa caja fuerte”.

“También se notó la faltante de una colección de armas antiguas, que el esposo fallecido de la señora había comprado” indicó.

Fueron varios los allanamientos que se realizaron a lo largo de estos días, en la vivienda del yerno que es el único detenido por el crimen hasta el momento donde “se secuestraron numerosos elementos como un mameluco con manchas rojizas que serán enviado al IMCIF para las pericias correspondiente. Menciono el secuestro de precintos, pero estos eran semejante a los utilizados por la policía, estupefacientes, una notebook, se realizaron otros secuestros que interesan en la causa, como armas blancas, municiones de varios calibres, se secuestró un chaleco transparente de la policía, no un símil, no un chaleco que se puede conseguir en cualquier lugar, un chaleco de transporte, el mismo que utilizan las fuerzas policiales, una remera, un pantalón, tipo uniforme de la policía y un juego de esposas”, tal lo había anticipado este diario..

En los allanamientos realizados en el inquilinato propiedad de la víctima “no se encontraron elementos relevantes para la causa y en el automóvil se secuestró un juego de llaves de una vivienda que hasta este momento no se sabe con certeza a quien pertenecía” concluyó la fiscal.

Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.