Detienen a comerciante cordobés por el robo de los 200 mil kilos de leche a Salud Pública

Se trata de un comerciante cordobés. Fue detenido tras presentarse a declarar ante la Justicia chaqueña. 

Gustavo Fassetta (43), domiciliado en calle Córdoba al 100 de Laspiur, se presentó ante el Ministerio Público Fiscal de la ciudad de Resistencia para prestar declaración ante el grupo de fiscales que lleva adelante la investigación por el robo de la leche en polvo y quedó detenido.

Es el segundo detenido de esa localidad en el marco del escandaloso robo de 200.000 kilos de leche en polvo destinados a niños desnutridos en nuestra provincia. Claudio Maturano, fue el primer detenido en Córdoba por esta causa.

Fasseta se desempeñaba laboralmente en una empresa dedicada a la venta de insumos para queserías.

De acuerdo a la información que manejan los fiscales, el nuevo detenido, le habría proporcionado detalles a Claudio Maturano, para que adquiriese la leche. Fasseta habría manifestado frente a los fiscales que desconocía el origen de la leche y el destino que se le iba a dar. 

Cabe recordar que Maturano se encuentra detenido desde el 30 de noviembre de 2018 luego de una serie de allanamientos que se realizaron en diferentes domicilios del industrial. Fassetta quedó alojado en la Penitenciaría hasta tanto se resuelva su situación procesal.

“El círculo está cerrado”

El Procurador General, Jorge Canteros, confirmó que “entre hoy y mañana le dictarán la prisión preventiva” a Fassetta y señaló que este sujeto sería parte de la asociación ilícita que presuntamente encabezaba el chaqueño, José Luis Maidana, dueño del supermercado Norita.

“Maidana sería el jefe de una asociación ilícita que sus colaboradores inmediatos eran personas a quienes les pagaba un ínfimo salario diario y una suma semanal los sábados, como un plus, por el trabajo que hacían de cargar la leche de noche, fraccionar y luego quemar las cajas de leche y sacarlas”, indicó Canteros.

“Esta causa a más tardar en un mes y medio estaría lista para ser elevada a juicio oral”, le dijo el Procurador, Jorge Canteros a Ciudad Tv.

“Están detectadas más de 200 toneladas de leche. Una parte muy pequeña se vendió a una heladería. El dueño de esa heladería está imputado en la causa, pero en libertad. Y creo que el círculo está cerrado y que esta causa a más tardar en un mes y medio estaría lista para ser elevada a juicio oral”, afirmó.

Cabe recordar que la denuncia por el robo de varias toneladas de leche de un depósito que alquila Salud Pública en la ruta 16 kilómetro 23,5 se realizó el 7 de septiembre pasado. Allí, una empleada alertó por una faltante de 100 mil kilos del producto y de cuatro heladeras. Posteriormente se confirmó que el robo fue del doble de leche.

La causa está caratulada como “fraude contra la administración pública”. Según destaca diario Norte, la maniobra para cometer el delito fue la siguiente: la organización delictiva habría obtenido la leche en polvo de tres lugares: los galpones ubicados en la ruta 16, un mayorista y un predio ubicado en la ruta 11 cerca del barrio Cristo Rey.

Una vez que la leche estaba en poder de la organización era trasladada hasta inmuebles relacionados con la firma Norita, de Maidana.

Ya en los galpones la leche era descargada y se volvía a embolsar. Algunas veces en paquetes grandes y en otras ocasiones en bolsas de no más de un kilo. La finalidad era colocarla en el mercado legal.

Este tipo de manipulación de un alimento pudo a su vez provocar grandes problemas de salud en consumidores, que desconocían tanto el origen de leche como las condiciones en las que era almacenada.

Dos detalles llamaron la atención. Por un lado se habrían encargaron de eliminar los envases de la leche robados mientras también simulaban algún tipo de respaldo de tipo bromatológico, en caso de que se inspeccione la carga.

A su vez el arrepentido en la causa, de nombre Antonio Escalante, lmencionó que parte de la leche fue canjeada por distintos tipos de quesos que eran Norita, una de las firmas que está afectada por la investigación.

Estas operaciones comenzaron a comienzos de año, es decir mucho antes de que se tomara conocimiento del gran faltante en los galpones de la provincia. Y hasta contaron con una llave de las instalaciones.

También se supo que pretendieron prender fuego a los galpones, pero la presencia de gente lo impidió. La intención seguramente era que incendio reduzca todo a cenizas, algo que habría permitido ocultar el robo.

En la causa están detenidos: el empleado arrepentido, Antonio Escalante; José Luis Maidana; Marcela Olga Josefina Aceval, considerada una de las organizadoras del robo y los cordobeses Maturano y Fassetta.

Además están imputadas las funcionarias de Salud Pública, Carina Lew, Martín Eduardo Bodini y Gabriela Yoloff, todos por violación de los deberes de funcionario público.

Comparte esta nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.